Cómo escribir una historia de terror

Lo primero que tienes que hacer es crear un tema para tu historia de miedo, basado en lo que quieres que ocurra. Y ya debes empezar a pensar en la trama ya que es en lo que vas a basar tu historia.

Una vez hecho esto, ya puedes empezar a pensar en un título para tu historia que sea misterioso y que haga que el lector quiera leer, pero tienes que tener cuidado de que ese título no dé ninguna respuesta importante a los acontecimientos que ocurrirán en tu historia.

Una de las formas más útiles de hacerlo es crear un diagrama de flujo o una lluvia de ideas de las cosas que quieres incluir en tu historia. También puedes decidir que el título sea el último si no estás seguro de cuál será exactamente el tema de tu historia, lo cual está muy bien. Puede que sólo necesites algo de inspiración.

Inventar personajes para tu historia.

Quieres hacer al menos uno de ellos especial de una manera para hacer la historia más interesante y misteriosa. También hay siempre protagonistas y antagonistas en las historias. Un protagonista suele ser el personaje principal que tiene un objetivo principal y el antagonista se interpone y hace algo que impide que el protagonista alcance su objetivo.

Ajustar la historia a la trama

Tienen que coincidir con tus personajes y tu trama. Algunas ideas son un cementerio, una casa espeluznante, un bosque, en medio de la nada, un supermercado vacío y oscuro, etc. Tienes que hacer que coincidan con tus personajes y tu trama porque si vas a escribir sobre monstruos no vas a necesitar un escenario espeluznante y misterioso, no algo feliz y positivo.

Inventar una trama

Necesitas idear una línea argumental y planear cuándo ocurrirán los eventos y dónde quieres que ocurran. Las historias de terror tratan de crear suspenso y asustar al lector. Las historias de terror no siempre tienen una trama clara y proponen todas las soluciones para los eventos que suceden.

Llegar a un múltiplo de eventos

Estos eventos tienen que ser aterradores e insospechados. También tienen que coincidir con los personajes, el escenario y la trama. Ya puedes dar pistas equivocadas también para que cuando algo suceda el lector se sorprenda ya que pensó que algo más iba a suceder. Guarda el evento más aterrador para el final, lo necesitarás para el siguiente paso.

La mayoría de las historias de terror tienen un final de suspenso, que siempre se hace del evento más aterrador de la historia. No se debe inventar una razón para que haya sucedido, dejar que el lector encuentre su propia solución para tener un mayor efecto de choque y porque permite al lector fantasear sobre las respuestas y lo deja preguntándose, conmocionado y/o asustado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *