5 Consejos para saber cómo leer más rápido

Ya sea que hojees una publicación en un blog, que hojees archivos para el trabajo o que hojees un libro, lo más probable es que hagas algún tipo de lectura todos los días. Pero leer pasajes densos de texto puede consumir mucho tiempo, ser mentalmente agotador y ser duro para los ojos. Si quieres leer más rápido y mantener la comprensión lectora, echa un vistazo a estos consejos que nos trae lectulandia.mobi:

1. VER EL TEXTO DE ANTEMANO

Ver el tráiler de una película antes de verla te da contexto y te permite saber qué esperar. Del mismo modo, previsualizar un texto antes de leerlo te prepara para comprender rápidamente lo que vas a leer.

Para previsualizar un texto, escanéalo desde el principio hasta el final, prestando especial atención a los títulos, subtítulos, todo lo que esté en negrita o en letra grande y las viñetas. Para tener una visión global, hojea los párrafos de introducción y de conclusión. Intenta identificar las frases de transición, examina las imágenes o los gráficos y averigua cómo ha estructurado el autor el texto.

2. PLANIFICA TU ATAQUE

Abordar estratégicamente un texto marcará una gran diferencia en cuanto a la eficacia con la que puedas digerir el material. En primer lugar, piensa en tus objetivos. ¿Qué quieres aprender al leer el material? Anota algunas preguntas que quieras poder responder al final. A continuación, determina el objetivo del autor al escribir el material, basándote en tu vista previa.

El objetivo del autor, por ejemplo, puede ser describir toda la historia de la Antigua Roma, mientras que tu objetivo es simplemente responder a una pregunta sobre el papel de las mujeres romanas en la política. Si tu objetivo es más limitado que el del autor, planea encontrar y leer sólo las secciones pertinentes.

Del mismo modo, varía tu plan de ataque en función del tipo de material que vayas a leer. Si vas a leer un texto jurídico o científico denso, probablemente debas planificar la lectura de ciertos pasajes de forma más lenta y cuidadosa de lo que lo harías con una novela o una revista.

3. TEN EN CUENTA

Leer rápidamente con una buena comprensión requiere atención y concentración. Reduzca al mínimo los ruidos externos, las distracciones y las interrupciones, y sea consciente de que sus pensamientos vagan mientras lee. Si se da cuenta de que está fantaseando con su próxima comida en lugar de centrarse en el texto, devuelva su mente al material.

Muchos lectores leen algunas frases de forma pasiva, sin concentrarse, y luego dedican tiempo a volver a leerlas para asegurarse de que las entienden. Este hábito, llamado regresión, te ralentizará considerablemente y dificultará la obtención de una visión global del texto. Si te acercas con cuidado y atención a un texto, te darás cuenta rápidamente si no estás entendiendo una sección, ahorrando tiempo a largo plazo.

4. NO LEAS CADA PALABRA

Para aumentar tu velocidad de lectura, presta atención a tus ojos. La mayoría de las personas pueden escanear en trozos de 1,5 pulgadas, que, dependiendo del tamaño de la letra y del tipo de texto, suelen comprender de tres a cinco palabras cada uno.

En lugar de leer cada palabra por separado, mueva los ojos en un movimiento de exploración, saltando de un trozo (de tres a cinco palabras) al siguiente trozo de palabras. Aproveche su visión periférica para acelerar alrededor del principio y el final de cada línea, centrándose en los bloques de palabras en lugar de las primeras y las últimas.

Señalar con el dedo o con un bolígrafo cada fragmento de palabras te ayudará a aprender a mover los ojos rápidamente sobre el texto. Y te animará a no subvocalizar mientras lees. La subvocalización, o la pronunciación silenciosa de cada palabra en tu cabeza mientras lees, te ralentizará y te distraerá del punto principal del autor.

5. NO LEAS TODAS LAS SECCIONES

Es un mito anticuado que los estudiantes deban leer cada sección de un libro de texto o artículo. A menos que estés leyendo algo extremadamente importante, sáltate las secciones que no sean relevantes para tu propósito. La lectura selectiva te permitirá digerir los puntos principales de muchos textos, en lugar de tener tiempo para leer completamente un par de ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *