8 sencillas normas de seguridad en las obras

Las obras de construcción son lugares peligrosos para trabajar. Siga estas 10 sencillas normas de seguridad en las obras de construcción para mantener su seguridad y la de los demás. Desde el uso del EPI hasta el seguimiento de los procedimientos, puede ayudar a hacer de su obra un lugar más seguro para trabajar y evitar accidentes.

Las obras de construcción son lugares peligrosos para trabajar. Cada año, miles de personas se lesionan en el trabajo en las obras de construcción. Por eso, si trabajas en la construcción, es aún más importante que pongas la salud y la seguridad en todo lo que hagas.

Siga estas 8 sencillas normas de seguridad en las obras de construcción de obra nueva en Fuengirola  no ayuda para mantenerse a salvo usted y los demás:

1. Lleva tu EPI en todo momento

Cuando entres en la obra, asegúrate de que tienes el EPI que necesitas. El EPI es importante, es su última línea de defensa en caso de entrar en contacto con un peligro en la obra. La alta visibilidad te ayuda a ser visto. Las botas de seguridad te dan agarre y protegen tus pies. Los cascos se pueden sustituir fácilmente, pero el cráneo no.

No puede protegerte si no lo llevas. Lleva el casco, las botas de seguridad y el chaleco de alta visibilidad como mínimo, junto con cualquier EPI adicional que se requiera para la tarea que se esté realizando.

2. No empieces a trabajar sin una inducción

Cada obra tiene sus propios riesgos y operaciones de trabajo. No hay dos lugares exactamente iguales. Asegúrate de que sabes lo que ocurre para poder trabajar con seguridad. Las instrucciones son un requisito legal en todas las obras en las que trabajes.

La formación es importante. Te dice dónde tienes que registrarte, a dónde tienes que ir, qué tienes que hacer y qué tienes que evitar. No empieces a trabajar sin ella.

3. Mantener el orden en la obra

Las obras de construcción son un desastre. Los resbalones y los tropezones pueden no parecer un problema importante en comparación con otros trabajos de alto riesgo que ocurren en el sitio, pero no se deje engañar.

Recuerde mantener su área de trabajo ordenada durante todo su turno para reducir el número de riesgos de resbalones y tropiezos. Presta especial atención a zonas como los accesos y las vías de escape.

4. No te pongas a ti mismo ni a los demás en peligro

Las acciones hablan más que las palabras. Especialmente en las obras de construcción, donde un paso en falso podría ponerle en peligro. Dé un buen ejemplo, piense con seguridad y actúe con seguridad en la obra.

Usted es responsable de su propio comportamiento. Las obras de construcción son lugares peligrosos para trabajar. Asegúrate de ser consciente de la seguridad durante todo tu turno.

5. Siga las señales y los procedimientos de seguridad

Sigue las señales y los procedimientos de seguridad en la construcción. Éstos deben ser explicados en su iniciación (regla número 2). Su empleador debe asegurarse de que se realice una evaluación de riesgos para sus actividades. Asegúrate de leerla y comprenderla.

Se han establecido medidas de control para tu seguridad. Asegúrate de que se han implantado y funcionan antes de empezar.

6. Nunca trabajes en zonas inseguras

Asegúrate de que tu zona de trabajo es segura. Conozca lo que ocurre a su alrededor. Esté atento. No trabajes en altura sin barandillas adecuadas u otro tipo de prevención de caídas. No entres en zanjas sin apoyo. Asegúrate de tener un acceso seguro. No trabajes debajo de cargas de grúas u otras operaciones peligrosas.

7. Informe de los defectos y cuasi accidentes

Si observas un problema, no lo ignores, informa a tu supervisor inmediatamente. Rellena un informe de cuasi accidentes, un informe de incidentes o simplemente díselo a tu supervisor. Sea cual sea el procedimiento establecido en su centro para informar de los problemas, utilícelo.

Sólo se pueden tomar medidas rápidamente si la dirección ha sido informada del problema. Cuanto antes se resuelvan los problemas, menos posibilidades habrá de que se produzca un accidente.

8. No manipule nunca los equipos

Si algo no funciona o no parece estar bien, sigue la regla número 7 e infórmalo. No intentes forzar algo, o alterar algo, si estás capacitado para ello o se supone que debes hacerlo.

No quites nunca las barandillas ni los amarres de los andamios. No retires los resguardos de las máquinas. No intentes arreglar equipos defectuosos a menos que seas competente para ello. No manipule nunca el equipo sin autorización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *