Circuncisión: beneficios y riesgos

La circuncisión es una operación para quitar el prepucio de un hombre. Es uno de los procedimientos quirúrgicos más antiguos y comunes, a menudo realizado en bebés, por razones religiosas, sociales, médicas y culturales.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) fomentan la circuncisión masculina basándose en que parece reducir el riesgo de infección por VIH. Sin embargo, no todas las autoridades sanitarias están de acuerdo, y las recomendaciones siguen siendo algo controvertidas.

La circuncisión de un recién nacido tarda de 5 a 10 minutos

El procedimiento de circuncisión de un adulto tarda alrededor de 1 hora y la recuperación tarda de 2 a 3 semanas.
La circuncisión puede reducir el riesgo de desarrollar el VIH y otros problemas de salud.
El judaísmo, el islam y otras religiones abogan por la circuncisión.
¿Qué es la circuncisión?
La circuncisión es una cirugía relativamente menor que muchas familias eligen para los recién nacidos.
La circuncisión implica la extirpación del prepucio del pene.

El prepucio es la cubierta de piel que se puede retirar suavemente para descubrir la cabeza del pene.

La cirugía es relativamente simple

El prepucio se libera de la cabeza del pene y, en un niño, se corta, en un procedimiento que toma de 5 a 10 minutos en total. En los adultos, se quita con un bisturí, y toma alrededor de 1 hora.

La herida se cauteriza o se sutura con suturas disolubles.

¿Por qué circuncidar a los recién nacidos?

Algunos estudios han sugerido que la circuncisión reduce el riesgo de infección del tracto urinario (UTI), pero los hallazgos más recientes lo contradicen, y algunos sugieren que puede aumentar el riesgo.

Las pruebas han indicado un menor riesgo de algunas infecciones de transmisión sexual (ITS), incluido el VIH. Los hombres circuncidados parecen ser menos propensos a desarrollar herpes o sífilis.

En casos muy raros, la balanitis o la fimosis pueden ocurrir en un hombre no circuncidado. Con estas condiciones, el prepucio no se puede retraer. Requieren tratamiento quirúrgico.

El cáncer de pene es extremadamente raro, pero parece ser ligeramente más común en hombres con un alto índice de masa corporal (IMC), antecedentes de fumar, hombres no circuncidados o una combinación de estos factores. Sin embargo, se ha estimado que pueden ser necesarias 300.000 circuncisiones para prevenir un cáncer de pene por año.

La circuncisión de adultos

La circuncision se realiza con menos frecuencia en los adultos que en los niños. Lleva más tiempo y es probable que implique un mayor traumatismo de los tejidos. También puede causar más trauma psicológico que en los recién nacidos.

Sin embargo, puede recomendarse en algunas circunstancias:

La fimosis implica la incapacidad de retirar el prepucio, lo que provoca dolor y problemas urinarios. Puede ocurrir si un varón nace con el prepucio apretado, o debido a cicatrices, infección o inflamación. Las opciones de tratamiento incluyen corticoesteroides tópicos o la circuncisión.

La parafimosis se produce cuando el prepucio se queda atascado detrás de la cabeza del pene y restringe el flujo de sangre al extremo del pene. Puede ser el resultado de una intervención médica, como el uso de un catéter. La parafimosis es una emergencia médica. Sin tratamiento, puede producirse una gangrena. El tratamiento tiene como objetivo reducir la hinchazón, pero se recomienda la circuncisión después de la recuperación, para prevenir una recurrencia.

La balanitis es cuando la cabeza del pene se inflama o se hincha, debido, por ejemplo, a una infección de transmisión sexual (ITS), muguet, irritación de la piel u otra condición de la piel. Es poco común en los hombres que han sido circuncidados. La circuncisión puede prevenir una recurrencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *