Cómo embalar para una mudanza rápida

Tanto si es la primera vez que se muda como si es un experto en mudanzas que quiere aprender algunos trucos nuevos, le ofrecemos nuestros consejos de Mudanzas Luján sobre embalaje para la mudanza paso a paso.

Haz una lista de control

Puede ser difícil saber cómo empezar a empaquetar cuando se cambia de casa, así que lo mejor es hacer un plan. Antes de hacer nada, organícese y descargue o imprima una plantilla de lista de embalaje para la mudanza. Con una lista de todas las habitaciones de la casa y de espacios como garajes, desvanes, sótanos y jardines, tendrá una idea clara de todo lo que tiene que empaquetar. Puedes detallar qué objetos o zonas quedan por empaquetar y marcar cada habitación cuando esté hecha.

Poner en orden las prioridades

No todas tus posesiones son iguales. Aunque probablemente puedas aguantar un día o dos sin tu peluche favorito de la infancia, esos vinilos guardados en el desván y tus libros antiguos que tan bien se ven acumulando polvo en una estantería, no se puede decir lo mismo de otras cosas. Como la cama, por ejemplo. Otros muebles como el sofá y el armario también pueden ser prioritarios, junto con la mayoría de los utensilios de cocina, sartenes y vajilla. Si lo vas a necesitar de inmediato, priorízalo en tu lista de embalaje para tener una idea clara de lo que es importante el día de la mudanza.

Haz una limpieza

Ahora que se ha dado cuenta de lo que forma parte de su vida cotidiana, es posible que se sorprenda de la cantidad de cosas que tiene y que nunca se usan, ni siquiera se ven. Hacer una limpieza despiadada puede ser una forma estupenda de ayudarte a hacer las maletas más adelante. Incluso puedes ganar algo de dinero acudiendo a un mercadillo de coches o vendiendo algunas de tus cosas en eBay. También puedes hacer un buen gesto y donar tus cosas a una organización benéfica.

Prepara tus provisiones

Nadie se ha mudado nunca sin una caja. Las cajas de cartón suelen ser esenciales para el embalaje de una mudanza, y normalmente puedes conseguir cajas gratis en el supermercado, mientras que también necesitarás cosas como cinta adhesiva, plástico de burbujas, periódicos viejos y un rotulador.

Empieza pronto

Empezar poco y a menudo puede ser una buena manera de repartir la tarea de la mudanza, sobre todo si tienes una casa grande y muchas cosas. Empezar con uno o dos meses de antelación a la mudanza te permitirá hacerlo, ya que empezarás a empaquetar las habitaciones y los objetos que no utilizas muy a menudo. Esto incluiría cosas como los abrigos grandes y las decoraciones navideñas si te mudas durante los meses más cálidos, o las herramientas de jardín si es invierno.

Ve de arriba a abajo

Ir bajando por las plantas de la casa -empezando por el desván si lo tiene- puede ser una buena idea. El mismo principio puede aplicarse a la descarga de tus cosas en tu nueva casa. Empieza por las habitaciones de arriba para no tener que subir las escaleras cuando estés cansado más tarde, y también empieza por encontrar un lugar conveniente para dejar las cajas que no necesitan ser desempacadas de inmediato.

Etiqueta sobre la marcha

No hay nada peor que tener que rebuscar entre cajas y cajas de tus cosas buscando algo, sobre todo después de una mudanza potencialmente larga y probablemente estresante. Etiqueta tus cajas según la habitación de la que proceden, junto con un esquema de lo que contienen. Mantén juntas las cajas de la misma habitación y etiqueta cosas como los cables de los electrodomésticos envolviéndolos con cinta adhesiva y escribiendo para qué sirven.

Consigue una caja de plástico transparente para lo esencial

Coloca en una caja de plástico transparente los objetos esenciales, como el cepillo de dientes, el cargador del teléfono y el ordenador portátil, para que sean fáciles de localizar entre un mar de cajas de cartón marrones. Incluso puedes incluir en ella una muda de ropa, una toalla y algunos artículos esenciales de cocina. Mete los documentos importantes, como el pasaporte y los certificados de nacimiento y matrimonio, y no pierdas de vista este paquete tan importante.

No empaques demasiado

La forma más fácil de evitar que empaques cajas grandes y pesadas que corren el riesgo de romperse y son una molestia a la hora de trasladarlas, es conseguir varias cajas más pequeñas para cosas como tus libros y otros artículos de peso. Etiquete las cajas como pesadas si lo son, y póngalas al final de cualquier pila para evitar que se dañen las cosas más ligeras y rompibles.

Cómo empaquetar la ropa

Dejar la ropa en sus perchas es la forma más fácil de empaquetarla. Ata las perchas con gomas elásticas o cuerdas, haz un agujero en el fondo de una bolsa de basura y pasa la ropa para que los ganchos de la percha asomen por el otro lado. Retíralas con un movimiento de cabeza en el otro extremo y vuelve a colgarlas en un abrir y cerrar de ojos.

No dejes que se derramen tus artículos de aseo

Puedes evitar cualquier derrame indeseado cubriendo las aberturas de tus champús, cremas y maquillaje con film transparente. Vuelve a colocar las tapas y tus artículos de aseo estarán protegidos de lo que puede ser un viaje accidentado a su nuevo hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *